Vía Ferrata de Cordiñanes

Con motivo de la visita de unos amigos nos hemos escapado esta mañana a hacer la Vía Ferrata de Cordiñanes.

Aquí os dejo mi versión sobre la misma con algunas fotillos (de muy mala calidad lo siento…)

Lo primero antes de todo nos hemos inscrito en la página web de Valdeón (necesario inscribirse previamente), luego nos hemos acercado a Santa Marina de Valdeón, al Albergue la Ardilla Real, para así alquilar el material necesario para realizar la ferrata.

Tras presentarnos oficialmente a nuestros simpáticos vecinos Laura y Julio, hemos vuelto a Cordiñanes y hemos dejado el coche en el nuevo parking que han hecho, que posee unas increíbles vistas sobre el Monte Corona hasta Caín, así como de la silueta que recorre la Vía Ferrata, y que está bastante bien.

Desde aquí en un paseo breve (10-15 minutos, viene bien para calentar un poco) y pasando por el Mirador del Tombo llegamos al comienzo de la vía, “guardada” por dos carteles informativos.

Puente

La Vía comienza en un puente sobre el Cares, tras esto realiza una bonita travesía a derechas, hasta situarnos en una canal que nos lleva hasta el pie del primer muro. Un muro vertical de unos 100 metros con calidad de roca regulín en la primera mitad, al llegar al final del muro la calidad mejora y es buena. En este tramo encontramos algún paso divertido y bonito.

Travesías

Tras llegar a lo alto seguimos subiendo por el espolón y seguimos por la cresta con pasos bonitos y algunas rocas sueltas que es mejor no tirar. El viento sopla en esta zona.

Espolón final del primer muro

Bajamos un murito vertical (es más difícil bajar que subir) y seguimos hasta el siguiente muro, 60 metros con algunos tramos ligeramente desplomados, cuenta con multitud de escalones y en algunos tramos más verticales se puede descansar. Muy bonita la pared con agarres y fisuras con roca de buena calidad, aunque hay alguna piedra suelta en la fisura. Antes del muro encontramos el primer escape.

Hay que saber subir y bajar…

Llegando al final del muro, en un pequeño escalón de vegetación nos encontramos este regalo… HAY QUE SER CERDO.

Cleenex en mitad del muro central

Una de las condiciones de la ferrata es no tirar nada de basura, NADA, si quieres hacer un pis y te limpias, porque eres muy limpi@, te guardas el cleenex, si no resultará que no eres nada limpi@ y respetuos@, con el medio y con los demás… A ver si creamos un poco de conciencia por favor…

Bueno, seguimos…. Tras subir hay que bajar, y en bonitos pasos y travesías descendemos hasta  una estrecha y bonita horcada. De aquí parte un corto muro vertical que nos lleva a una terraza, desde esta terraza es donde comenzamos a ascender el último muro importante, perteneciente a la Pica del Castro, 40 metros verticales en ligera travesía y algún pequeño tramo desplomado. Ya quedan pocos metros, unos pocos de bajada y una última bonita trepada a los últimos resaltes sencillos y tumbados nos llevan hasta el final de la Vía.

Comienzo del último muro. La Pica del Castro.

Más bonita y exigente de lo que pensábamos, con pasos variados y divertidos que te hacen pensar un poco, es Picos…

Aún queda bajar hasta el coche, el camino es el mismo que el de Jermoso, no bajar la guardia, en 5 -10 minutos se llega a Cordiñanes. Estamos cansados y hambrientos. De vuelta al albergue!

Gracias a Diana, Miki y Carpio por este buen rato!

Os dejo todas las fotos:

DSCN9932

 

MÁS INFORMACIÓN SOBRE LA VÍA FERRATA AQUÍ

Un pensamiento en “Vía Ferrata de Cordiñanes”

Deja un comentario