Ascensión al Cueto de los Cabritos, 2.032 m.

 

Descripción de la ruta Mirador del Tombo-Canal de Capozo-Puertos de Cuba-Cueto o Torre de los Cabritos-Canal de Mesones- Caín

Powered by Wikiloc

 

Más de 18 kilómetros, 1.500 metros de subida, casi 2.000 de bajada; en la trepada hasta la cumbre del Cueto de los Cabritos nos encontramos dificultades de hasta II/II+ , o poco difícil (que no significa que sea fácil). A pesar de ser una ascensión modesta, es una cumbre “brava” lo que complica la actividad y exige experiencia tanto en alpinismo, como en los Picos de Europa, o ir con un buen guía.

No os confiéis…

Relato de la ascensión

Como es costumbre en nosotros salimos tarde, ya son casi las 12.00. Mi padre se ofrece a acercarnos hasta el mirador del Tombo, pues queremos comenzar allí la ruta, ya que siempre que hemos ido por la zona,hemos atravesado el monte Corona desde la Peguera hasta la Farfada.

La niebla permanece inmutable por encima de los 1.000 metros, no corre una gota de aire, hace calor, bochorno; al caminar entre la vegetación la sensación se acentúa.

Camino atravesando los bosques del Monte Corona

Mientras caminamos el camino coge altura sobre el Monte Corona, esplendoroso en esta época del año y tras las lluvias recientes.

Tras refrescarnos en la Farfada proseguimos hacia la niebla, cada vez más cerca, pero conocemos la canal, el camino no tiene perdida.

El sendero se alza sobre Corona

Pasamos los Cabidos y comienza la cuesta interminable y ardua, principalmente entre vegetación, helechos, arbustos, hayas y avellanos jóvenes; la niebla no deja ver más allá de unos pocos metros y reina el silencio, al mirar hacia el precipicio que nos separa de los bosques del Monte Corona no vemos más que niebla, parece el fin de la Tierra. Si cayera, parece que nada me detendría.

Subiendo entre la niebla

Hasta llegar al Chozo de Carbanal, primero, y al jou de los Cabreros después, la cuesta no da tregua.  Sobrepasamos la niebla a unos 1.400 metros, el sol brilla aquí, una nube perfecta nos separa del macizo central, dos chovas, como si pudieran leernos los pensamientos, sobrevuelan de un macizo  a otro sobre la niebla. Tenemos unas excelentes vistas sobre el Torrecerredo, la Torre de las Puertas de Moeño, la Celada, la Palanca y el Llambrión entre otras.

Mar de nubes

El Cueto Agudo se presenta como un islote entre el mar de nubes, espectacularmente bello; mientras seguimos subiendo, a nuestra izquierda van asomando cimas del sector de Pambuches y de la Bermeja. Al frente, llegando al Jou Cabrero asoma la imponente pared sur de Peña Santa, siempre desprendiendo ese halo mágico que tanto atrae.

Cueto Agudo sobresale cual islote

La fuente de los Cabreros (1.700 m.), parecía seca, pero siguiendo el tubo negro que la abastece, encontré una fuga, el tubo estaba separado por unos 15 centímetros, conseguí dejarlo de manera que entrara agua en el otro tubo y así llegará el agua hasta la fuente, aunque no sale muy fuerte; si te acercas a la fuga sale mejor. Ya les hemos comunicado a los agentes del parque la avería y me han asegurado que lo arreglarán pronto.

Las paredes surcadas de canalizos que suben hasta la Torre de Cotalbín atraen mi mirada y despiertan mi ansia de escaladas, son realmente bellas y perfectas, dibujo en mi cabeza una evidente línea hasta la cumbre; cuando esté de nuevo en la civilización buscaré información al respecto (no he encontrado mucha información sobre estas paredes, tan solo una única vía llamada espuelas y pólvora, de 180 metros y grado de 6B que aparece en 100 vías de escalada en los Picos de Europa, que no tengo muy claro aún por donde discurre. Parece que Peña Santa ha ensombrecido estas modestas paredes, a su lado…).

Subiendo desde el Jou Cabrero, con los imponentes contrafuertes de las Torres de Cotalbín detrás

Tras un descanso en el Jou de los Cabreros superamos el trecho que nos separa de la Pedriza de Carbanal y de aquí subimos hasta los Puertos de Cuba, esplendorosos como siempre, paraíso para los rebecos, que huyen despavoridos cuando alcanzamos la arista de hierba y los sorprendemos a pocos metros en la otra vertiente, que da al Jucabao. Ahora alcanzamos a ver Piedra Lengua, La Robliza, Peña Blanca, el Cuvicente, el Jultayo… y el mar de nubes cubriendo todo hasta el mar Cantabrico, fundiéndose en la lejanía en blanco y el azul.

GranDiosa Peña Santa

 

Desde los Puertos de Cuba, de izquierda a derecha, la aguja de Mesones, Piedra lengua, con sus dos cumbres, La Robliza, Peña Blanca, el Cuvicente, el Jultayo y el Cueto de los Cabritos…

También alcanzamos a ver ya el Cueto de los Cabritos o Torre de los Cabritos, nuestro objetivo de hoy, (y que tenía pendiente desde otra vez que subí con Selva y me acerqué a investigar, lo vi asequible, pero me dio miedo con la perra. Tras eso busqé algo de información y algo leí que era II o II+, también no sé qué, de que había que superar un bloque on algo así… esto hace ya dos años, ahora ya no me acordaba mucho). Así que iba un poco a la aventura, esperando que fuera fácil. Diana que está cansada me dice que no va a subir, así que tiro solo.

Cueto de los Cabritos y mar de nubes
Peña Santa, nos guarda las espaldas
El bello y esbelto Cueto de los Cabritos

Rechazo la primera canal porqué no me gusta el aspecto de la chimenea final (de está canalilla me baje a la mitad con Selva hace dos años) y voy a la segunda canal, mas herbosa y ancha, y que parece asequible. También veo posibilidades de ascender por la canal más lejana y luego tratar de progresar por la cresta, pero la primera opción me gusta más, asi que me pongo a subir. Voy desbocado y tengo que pararme de vez en cuando a recobrar el aliento, voy usando las manos para facilitar la ascensión, hay tierrecilla y bastantes piedras sueltas y el terreno es vertical a trozos pero sencillo, eso si hay que ir atento, no se admiten resbalones ni pérdidas de equilibrio, llevar casco no estaría de más por la posible caída de piedras.

Trazado del recorrido

 

Vistas de la Bermeja
Vista de rebecos sobre la niebla infinita
Vistas durante las ascensión

 

Al aproximarme al final de la canal herbosa hay dos opciones, elijo la de la izquierda, un estrecho callejón entre rocas que separa dos cumbres. Tras superar un par de resaltes con bloques de piedra empotrados, se llega a un cómodo callejón dominado por un gran bloque de piedra empotrado que hace de puente de roca, al asomarse al otro lado del callejón se ven unas excelentes vistas sobre el Cares que sigue cubierto de nubes.

Puente de bloque empotrado
Vistas hacia el Friero
Vistas hacia el Cares y Mesones
El callejón seleccionado

Al mirar más detalladamente me doy cuenta que hay un “taburete” fabricado con rocas, una encima de otra, que obviamente es una ayuda para subir al siguiente resalte, de unos 2 metros y  medio de altura, un muro vertical con buenas cuencas para los pies, y que tras subirme al “taburete”, es necesario usarlas, para con ayuda de las manos auparme sobre el resalte, no he encontrado reseñas de la dificultad, pero yo diría que es II+ (para bajar seguir el mismo procedimiento que para subir). Aquí me acuerdo de que había leído algo sobre un bloque, hacía dos años, y veo que por el bloque se puede cruzar,  luego una placa tumbada me separa de lo que parece la cumbre, así que cruzo, trepo por la fisura, sin fiarme mucho, pues rompo un buen trozo de roca y me llevo un buen susto, llego a una repisa, por la izquierda veo unas placas fáciles que dan miedo, pero primero me asomo por la derecha de la repisa que sigue, hasta una gran fisura. Vuelvo y me decido a subir por las placas que parece lo más evidente, hay buenos apoyos para los pies, pero da un poco de miedo el patio que hay, un resbalón seguramente sería el último. Llego a la cumbre con la adrenalina por las nubes, estar aquí solo me resulta a la vez inquietante y excitante, le grito a Diana 100 metros más abajo, me hago una foto, y aún asustado, bajo, porque hay que bajar, más difícil que subir, pero despacito se hace sin problemas. Ya a salvo en el callejón, Diana me grita que sube, así que decido esperarla, para no tirarla piedras y de paso animarla de cerca.

Vistas desde la cumbre de por donde he subido con el Cares cubierto de nubes abajo
El “taburete” y el último reslte para llegar al bloque empotrado
Cumbre

Tras un amago de enrisque y pasar un poco de miedo llega Diana y me dice que le he dado envidia. Sube hasta la cumbre, concentrada, no sin pasar un poquito de miedo antes; yo prefiero esperar en el cómodo resalte y de paso hacer unas fotos; Diana baja igual de concentrada, con el culo bien pegado a la placa, encantada de haber subido.

La trepada final
Trepada final
La bonita trepada final
El último “pasito”
Cumbre

Decidimos bajar lo más juntos posible para evitar tirarnos piedras. La bajada entre vegetación y piedrecillas, es más lenta que la subida. Una vez en el collado donde teníamos la mochila, echamos un pitillo contándonos las sensaciones de la ascensión, coincidimos en la dificultad que serán varios pasos de II y II+. Ya son las 20.00, emprendemos rumbo a mesones. Zona bien conocida para ambos.

Cueto de los Cabritos en todo su esplendor
Cueto de los Cabritos de bajada hacia Mesones
Dan ganas de saltar…

La majada se muestra y esconde a ratos entre la niebla, brillando las rojas tejas en el repentino ambiente grisáceo. En la fuente, que baja un pequeño chorro aún, aprovechamos a descansar un poco y beber del agua fresca y deliciosa que mana. En el mismo pilón crecen unas cuentas matas de fresa silvestre entre las piedras, pero sin fresa alguna. Nos sentamos en el pilón mientras se llena la botella de agua y vamos dando tragos, de repente tenemos la línea perfecta de la niebla justo a la altura de los ojos, lo que produce un extraño y a la vez bonito efecto visual, como si nos encontráramos buceando y asomásemos solo media cabeza por encima del agua y solo viésemos la mitad superior de la tierra… Podemos ver el macizo central ya casi atardeciendo, hasta que de repente, la niebla nos engulle y no vemos nada…

La majada entre la niebla

Desde aquí hasta abajo vamos rápido sin entretenernos, la niebla está metida hasta Caín de arriba, 800 metros bajando sin apenas ver nada, pero en menos de una hora llegamos a Caín, cansados y contentos. También empapados.

Al llegar a casa me he puesto a investigar en libros e internet la ascensión a esta cumbre, pero quizá debería decir cumbres… No me ha quedado muy claro cuál es la cumbre principal, o mejor dicho, la más alta, en algunos sitios he entendido que era la que subimos, en otros entendí otra cosa; tampoco he sacado nada en claro de la dificultad que entraña para alguien que quiera ascenderlas; siendo varias de ellas atractivas de subir y ninguna sencilla por lo que he entendido.

También hablando con los paisanos no tienen muy claro cual es la más alta, ni les importa mucho la verdad, lo que si tienen claro es que su nombre es Cueto de los Cabritos y no Torre…

Pero no nos quedaremos con esto, si no con su belleza, con la bonita ascensión que hemos realizado y la exigente actividad que nos hemos propuesto y hemos culminado con éxito, no siempre se puede decir lo mismo… Gracias. Amor y respeto para las montañas.

Os dejo los enlaces para que juzguéis por vosotros mismos, además de ser super interantes e instructivos:

http://www.foropicos.net/viewtopic.php?t=30650

http://www.foropicos.net/viewtopic.php?t=30763

 

Un pensamiento en “Ascensión al Cueto de los Cabritos, 2.032 m.”

Deja un comentario