Travesía del Cares 9, Caín.
625 17 05 37
alberguedecain@gmail.com

Peña de Gabanceda

Peña de Gabanceda

Sobre el Valle de Valdeón

La Peña de Gabanceda (2.036m.) se ubica en el Macizo del Gildar, entre los puertos de Panderrueda y Pandetrave, únicos accesos por carretera al Valle de Valdeón.

Con un acceso relativamente fácil, un no muy fuerte desnivel y no muchas dificultades técnicas, puede considerarse una ruta sencilla para aquell@s acostumbrad@s a caminar por la montaña y puede ser una buena toma de contacto para l@s que quieren iniciarse en este mundo. Eso no quiere decir que la ruta la pueda hacer cualquiera, infórmate antes y planifica tu ruta, si tienes dudas contrata un guía.

Además, para aquell@s más motivad@s os proponemos una ruta circular rodeando todo el circo de la Vega de Pregó, subiendo alguna bonita cumbre como la Peña de la Silla, lo que alarga la actividad y también la hace más compleja, pues por aquí ya no va mucha gente y el camino casi desaparece en algunas partes y en ocasiones deberemos seguir nuestro instinto por lo que os recomiendo tener experiencia previa en estas montañas, así como conocimientos de orientación. Vuelvo a insistir, planifica tu ruta y si tienes dudas contrata un guía.

En la foto la Peña de la silla.

Bibliografía


Encontramos información sobre la ruta en el libro “PICOS DE EUROPA. ASCENSIONES Y TRAVESÍAS DE DIFICULTAD MODERADA”, de Miguel Ángel Adrados (tapa verde), aunque la ruta que propone Adrados en su libro, baja tras hacer cumbre hasta Prada de Valdeón, sin ser circular, por lo que necesitaríamos tener un coche o alguien que nos suba de nuevo hasta el Puerto de Pandetrave donde comienza la ruta. De todas formas recomiendo dicho libro a todos los que quieran conocer mejor los Picos de Europa pues salen muchas rutas “sencillas” que podemos hacer aquí, y sin él nosotros no habríamos descubierto muchos caminos y posibilidades que ofrece este maravilloso entorno.

Información y planificación


El puerto de Pandetrave se encuentra a 1.562 m. y el punto más alto a 2.036 m., por lo que la ruta o parte de ella puede verse cubierta de nieve según la época del año y tampoco es raro que nos sorprenda una nevada fuera de temporada, o la niebla, una tormenta… Infórmate antes.

El desnivel no es mucho pero estaremos en un ambiente de montaña prácticamente desde el primer momento, planifica tu ruta y equípate adecuadamente.

Nosotros hemos tardado unas 6 horas en hacer toda la ruta, con paradas incluidas y sin prisa, si solo queréis subir hasta la Peña de Gabanceda echarle 3 o 4 horas ida y vuelta por el mismo camino.

Si tienes dudas y además quieres aprender sobre montaña y el entorno. contrata un guía.

Descripción de la ruta


Empezamos la ruta en el Puerto de Pandetrave y poco a poco vamos subiendo en dirección oeste entre algunas hayas y arbustos (escobas, brezos, arándanos…), en este tramo según haya llovido y según esté el pasto de alto coger el camino puede complicarse, (un poco más a la izquierda del camino hay un sendero que 100 metros más adelante acaba en un arroyo, y más a la derecha desciende una pista que nos lleva a la Vega de Pregó, por donde volveremos luego), pero si nos fijamos bien hay algún hito y una vez cojamos el camino prácticamente no tiene pérdida hasta la cumbre de Gabanceda.

Ya vemos la Peña y vemos que tiene dos cumbres bastante marcadas, no sabemos cual es la “buena”, pero intentaremos subir las dos.

Tras la primera cuesta llegamos a un collado donde encontramos un vértice geodésico y buenas vistas hacia la montaña Palentina.

Desde aquí seguimos el camino paralelos a la cresta pero unos metros por debajo de ella, cruzando algún arroyo y con sensación de estar altos. Rodeamos un peñón rocoso y seguimos los hitos en dirección ascendente hacia la Peña por prados de altura.

Llegamos a un nuevo collado donde la Peña queda arriba a nuestra derecha, y aunque no se ve camino, hacia allá que van los hitos… Subimos con buenas vistas del Macizo central de los Picos de Europa a nuestra derecha.

El camino cada vez más empinado cruza una pedrera donde deberemos poner atención para no tirar piedras.

Llegamos a lo alto de la cuesta y vemos la Peña de Gabanceda en todo su esplendor y por donde la vamos a subir.

Desde abajo no se apreciaba pero desde aquí se aprecia perfectamente cual es la cumbre. Es más bonita de lo que esperábamos.

Pero antes subiremos a la cumbre secundaria que queda a mano derecha y está separada de la principal por un bonito collado con inmejorables vistas sobre el Valle de Valdeón. El camino está menos marcado pero es sencillo y apenas conlleva tiempo.

Tras celebrar nuestra primera cumbre del día volvemos hasta el collado y subimos por el marcado camino hacia la verdadera cumbre de la Peña de Gabanceda, 2.036m.

Hemos tardado unas dos horas, sin prisa, disfrutando del camino. Podríamos volver por donde hemos venido y tan contentos después de una excelente ruta, (recomendable, salvo que estés motivado).

Nosotros estamos motivados. Durante la subida hemos visto la posibilidad de hacer la ruta circular rodeando por cumbres y crestas verdes todo el circo de la Vega de Pregó, donde pacen unas vacas, cientos de metros más abajo.

Y además, en ese trayecto hay una Peña que se ve desde la carretera y que siempre he querido ir a conocer y si se podía subir pues mejor, la Peña de la Silla, quizá no tan alta como sus vecinas, pero…

La Peña de la Silla con el Macizo Occidental detrás.

Volvemos al collado que separa ambas cumbres y nos dirigimos hacia nuestro siguiente objetivo, para ello hemos de bajar hasta la Collada Tomaderas siguiendo los hitos que pronto desaparecen y es que de repente el camino empieza a estar menos marcado, tenemos claro el objetivo y por el filo de la cresta verde se va bien, subimos una pequeña cumbre verde en medio de la cresta donde hay un vértice geodésico. También hay una valla vieja, creo que límite del Parque Nacional.

El camino para subir esta cumbre no es tan fácil, aunque tampoco complicado, lo más difícil es superar el primer farallón de roca que encontramos, por la arista izquierda parece que hay algún punto débil y encontramos unos hitos, tras superar el resalte rocoso con relativa comodidad, caminamos un poco en horizontal y empezamos a subir hacia la cumbre, sin un camino definido aunque más o menos se intuye. En la foto podéis ver desde donde bajamos de la Peña de Gabanceda, por el filo de “hierba”.

La cumbre es un bonito y extenso prado con rocas y excelentes vistas sobre Valdeón, su punto más alto está marcado con un pequeño hito, me ha dejado buen gusto a sensaciones olvidadas (aventuras, libertad…).

Para seguir con nuestra ruta circular investigamos una posible ruta de bajada que nos lleve hacia donde nosotros queremos, bajar por el diedro parece posible pero demasiado arriesgado con las perras, lo dejamos para otro día, otra opción sería volver por donde hemos subido pero no nos apetece mucho, así que optamos por dar un pequeño rodeo bajando hacia el noroeste, por donde parece más fácil, mirando a Posada de Valdeón que se ve muy abajo.

Bajamos por donde menos empinada es la montaña y parece algo pisada, hacia un collado y otra peña de menor altura aunque muy bella en donde hay una docena de robezos que desacostumbrados a ver gente por aquí salen huyendo. Más abajo se ve la Majada de Montó.

Al llegar al collado nos limitamos a rodear la Peña de la Silla por donde parecía más evidente, hubimos de cruzar la valla que decía antes y que está descuajaringada, y seguimos rodeando por la falda de la montaña hasta un collado donde ya vemos la cara oeste de la Peña la Silla y la Collada Tomaderas con la Peña Gabanceda más arriba.

Bajo la Peña de la Silla hay una pequeña Vega que seguimos hasta coger el filo de la cresta verde que camina sobre el circo de la Vega de Pregó y que habíamos visto desde el otro lado.

Por el espolón, durante algunos tramos, el camino se pierde y es difícil de seguir , hemos de pelearnos con las retamas, pero sin separarnos muchos del filo es más o menos intuitivo y finalmente tras un sube y baja constante llegamos a un amplio y cómodo collado por donde baja hacia la derecha un camino entre retamas y brezos y que desemboca por fin en la Vega de Pregó.

A disfrutar y descansar en los arroyos y prados con la Peña de la Silla sobre nosotros.

De aquí al puerto es seguir una pista forestal, primero entre verdes e idílicos prados de vacas, luego entre el mágico bosque de hayas, de cuyas ramas y troncos cuelgan cual melena un tipo de liquen conocido como “Barba de San Jorge”, indicativo de la limpieza y pureza del aire donde estas “barbas” habitan. En la foto se ve el puerto justo antes de empezar a bajar hacia la Vega.

Nosotros hemos tardado unas 6 horas en volver al coche, con paradas incluidas, pero depende de cada uno puede que sea más o puede que sea menos.

Espero que os guste la ruta y recordar, planificar siempre vuestra ruta, salir con tiempo de sobra, llevar agua, comida, los materiales y equipos adecuados, mapas, informaros antes sobre la zona y la previsión del tiempo, etc.

No subestiméis la montaña y tratarla con respeto. No dejéis nada de basura por favor. Disfrutar.

Algunas fotos más de la ruta:

Alfonso Fernández, junio de 2020.

Tags: , , , , , , , ,

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: